• A & P Administradores

Creciendo en el Mundo Inmobiliario

Tenemos el agrado de compartir la gran noticia, que seguimos creciendo en el mundo inmobiliario sumando el servicio de Corredor de Propiedades.



El corredor de propiedades es un prestador de servicios inmobiliarios, que puede actuar como persona natural o jurídica, ejecutando habitualmente actos de intermediación remunerada sobre bienes raíces, principalmente referidos a compraventas, arrendamientos y administraciones, como también en la gestión, organización y evaluación de negocios inmobiliarios.


En otras palabras, el corredor de propiedades es un intermediario inmobiliario, cuya principal labor es dar a conocer a los interesados las oportunidades que se presentan, contactar a las partes y, en definitiva, prestar la colaboración que se requiera y sea necesaria para concretar negocios inmobiliarios.


Entre las principales funciones del corredor de propiedades, cabe destacar especialmente las siguientes:

  • Realizar los actos de intermediación entre las partes tendientes a concretar la operación inmobiliaria, representando el interés de ambas partes por igual, cooperando en la negociación, aconsejando, acercando diferencias y procurando conciliar los intereses de las partes, con el objeto de lograr un exitoso resultado. El corredor de propiedades también realiza actos de intermediación en el arrendamiento de bienes raíces, y usualmente los administra por cuenta del propietario.

  • Ampliando el concepto de intermediador, es usual que el corredor de propiedades reciba el encargo no sólo de vender, arrendar o administrar, sino también de gestionar dichos negocios por cuenta de quien le otorga el mandato.

  • Gestionar, evaluar y vender proyectos inmobiliarios.


Del análisis de las funciones del corredor de propiedades, podemos concluir que sus roles específicos y esenciales son:

  • La intermediación en negocios sobre bienes raíces.

  • La promoción y organización de negocios inmobiliarios.

  • El consejo y asesoría en negocios inmobiliarios.

  • La tasación y avaluación de precios de inmuebles, rentabilidad, valorización, plusvalía, deterioro y tendencias del mercado.

  • Prestar cooperación en la obtención del financiamiento al comprador al igual que en reunir todos los antecedentes necesarios para efectuar el estudio legal de los títulos del inmueble.

  • La administración de propiedades por cuenta ajena.


Los atributos inherentes a las funciones del corredor de propiedades son el profesionalismo y el perfeccionamiento. Por esta razón, debe mantenerse plenamente actualizado en materia de conocimientos legales, técnicos, de urbanismo y construcción y tasaciones, entre otros.


Debe contar con apoyo tecnológico, inspirar y dar confiabilidad y seguridad a sus clientes, responder hasta el fin del cometido y dar información fidedigna y orientadora a la opinión pública; todo lo anterior en plena armonía con las normas éticas respectivas.


Principales derechos del corredor de propiedades


Al corredor de propiedades le asisten, en lo esencial, los siguientes derechos en su labor de intermediación:

  • El derecho a exigir el cumplimiento del mandato tanto por el mandante como por la otra parte interviniente en el negocio.

  • El derecho a exigir el pago íntegro y oportuno de la comisión pactada. Cabe señalar que en el caso de los arrendamientos con administración es una práctica comercial habitual que la comisión del corredor se descuente de la renta mensual de arrendamiento.

  • El derecho a exigir el reembolso de los gastos efectuados, como, por ejemplo, los gastos por obtención de documentos relativos a los inmuebles materia del negocio. Generalmente, los gastos en que incurren los corredores para publicitar la venta de un inmueble no les son reembolsados, a menos que se haya pactado lo contrario con el cliente.


Principales obligaciones del corredor de propiedades


Por su parte, las principales obligaciones que le asisten al corredor de propiedades son las siguientes:

  • Responder de la identidad de las personas que contrataren por su intermedio y asegurarse de que sean capaces legalmente.

  • Dar cumplimiento al mandato que se le ha otorgado.

  • Ejecutar por sí mismo las negociaciones que se le encomienden.

  • Mantener neutralidad frente a las partes.

  • Actuar con estricto apego a las normas éticas y el respeto al secreto profesional.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo